Tener la presión alta cuando está embarazada, puede causarle problemas tanto a usted como al bebé. Usted pudo haber tenido presión alta antes de quedar embarazada. O puede padecer de ésta durante el embarazo. Esto se denomina hipertensión gestacional. Cualquiera que sea su caso, esto puede causar bajo peso en los recién nacidos o nacimiento prematuro. ¿Qué es la Hipertensión? La presión arterial (PA) es la fuerza que ejerce la sangre al circular por las arterias para llevar el oxígeno y los nutrientes a todos los órganos del cuerpo. La PA se mide en números y los valores se expresan en milímetros de mercurio (mm Hg). La medición de la PA incluye el registro de dos valores: la PA máxima o sistólica y la PA mínima o diastólica. Las cifras normales en adultos son de 120 mm Hg para la "máxima" y 80 mm Hg para la "mínima". Se dice que existe hipertensión arterial (HTA) cuando estas cifras exceden 140 mm Hg o 90 mm Hg, respectivamente. La HTA es una condición que perjudica la salud de todas las personas, jóvenes y adultos, varones y mujeres. Sin embargo, las embarazadas constituyen un grupo especial de riesgo ya que la hipertensión, en esta etapa, pone en riesgo la vida de la mamá y la del bebé. ¿Qué es la Hipertensión crónica? Si se trata de mujeres con historia de hipertensión previa al embarazo es fundamental la consulta previa a la concepción. Cuando la hipertensión arterial (HTA) se descubre en la 1ra mitad del embarazo se considera como previa al mismo, o sea HTA crónica. Como la presión arterial (PA) usualmente disminuye durante ésta etapa, a muchas mujeres que ya eran hipertensas antes el embarazo se les normaliza espontáneamente la PA, y el médico puede llegar a suspenderles transitoriamente la medicación que venían recibiendo. Si se presenta después de los 42 días del parto, el médico implementará el mismo tratamiento que para cualquier persona con HTA crónica. La HTA debería estar controlada antes de concebir un embarazo. En caso contrario es preferible postergar el embarazo hasta lograr un aceptable control de la HTA. ¿Qué es la Hipertensión gestacional? Es la que se presenta después de la semana 20 de gestación, en una embarazada que no era hipertensa previamente. Si las cifras de presión arterial (PA) igualan o superan 160/100 mm Hg se considera que el cuadro es grave y se trata como la preeclampsia. En estas pacientes no está indicada la interrupción del embarazo excepto que el cuadro clínico empeore o se presente alguna complicación que lo justifique. Controlar la presión sanguínea durante el embarazo y el cuidado prenatal son importantes para su salud y la de su bebé. Los tratamientos para la hipertensión arterial en el embarazo pueden incluir un control cuidadoso del bebé, cambios en el estilo de vida y algunos medicamentos. La hipertensión en el embarazo continúa siendo un problema mayor de salud perinatal en todo el mundo. Es una de las mayores causas de prematurez, mortalidad perinatal y figura además entre las primeras causas de muerte materna, tanto en países industrializados como aquellos en desarrollo. Si tiene alta la presión durante el embarazo, su profesional puede ayudarle a controlar la mayoría de los problemas de salud a través del cuidado prenatal regular. Las embarazadas con hipertensión arterial tienen más probabilidades que las mujeres sin alta presión de sufrir estas complicaciones: Bajo peso al nacer: Esto sucede cuando el bebé pesa menos de 5 libras y 8 onzas. La alta presión puede constreñir los vasos sanguíneos del útero (matriz). Es posible que su bebé no reciba suficiente oxígeno y nutrientes, lo cual hace que crezca más lentamente. Parto prematuro: Es el parto que sucede demasiado temprano; es decir, antes de completar las 37 semanas de embarazo. Incluso con tratamiento, la embarazada con hipertensión arterial grave o preclampsia quizás deba tener al bebé temprano para evitar serios problemas de salud para ella y su bebé. Desprendimiento de la placenta: La placenta se desprende de la pared del útero antes del nacimiento. Puede separarse parcial o completamente. Si esto sucede, es posible que su bebé no reciba suficiente oxígeno y nutrientes. El sangrado vaginal es el síntoma más común del desprendimiento de la placenta después de las 20 semanas de embarazo. Si tiene sangrado vaginal durante el embarazo, comuníquese con su profesional de la salud de inmediato.

ATENCION DE HIPERTENSIÓN ARTERIAL EN EMBARAZOS

Dr. Carlos Manuel Adame Adame Médico Especialista en Ginecología y Obstetricia Hospital Millenium, Consultorio 404, 4to. Piso, Juan Pablo II 148, Costa de Oro, Boca del Río, Veracruz
Dr. Carlos Manuel Adame Adame . Ginecología y Obstetricia

Medicina Materno Fetal . Embarazo de Alto Riesgo . Diagnóstico Prenatal . Colposcopía

Hospital Millenium, Consultorio 404, 4to. Piso, Juan Pablo II 148, Costa de Oro, Boca del Río, Veracruz
Dr. Carlos Manuel Adame Adame Médico Especialista en Ginecología y Obstetricia Hospital Millenium, Consultorio 404, 4to. Piso, Juan Pablo II 148, Costa de Oro, Boca del Río, Veracruz
Ginecología y Obstetricia
Dr. Carlos M. Adame Adame

Medicina Materno Fetal . Embarazo de Alto Riesgo

Diagnóstico Prenatal . Colposcopía

HIPERTENSIÓN ARTERIAL EN EMBARAZOS

Tener la presión alta cuando está embarazada, puede causarle problemas tanto a usted como al bebé. Usted pudo haber tenido presión alta antes de quedar embarazada. O puede padecer de ésta durante el embarazo. Esto se denomina hipertensión gestacional. Cualquiera que sea su caso, esto puede causar bajo peso en los recién nacidos o nacimiento prematuro. ¿Qué es la Hipertensión? La presión arterial (PA) es la fuerza que ejerce la sangre al circular por las arterias para llevar el oxígeno y los nutrientes a todos los órganos del cuerpo. La PA se mide en números y los valores se expresan en milímetros de mercurio (mm Hg). La medición de la PA incluye el registro de dos valores: la PA máxima o sistólica y la PA mínima o diastólica. Las cifras normales en adultos son de 120 mm Hg para la "máxima" y 80 mm Hg para la "mínima". Se dice que existe hipertensión arterial (HTA) cuando estas cifras exceden 140 mm Hg o 90 mm Hg, respectivamente. La HTA es una condición que perjudica la salud de todas las personas, jóvenes y adultos, varones y mujeres. Sin embargo, las embarazadas constituyen un grupo especial de riesgo ya que la hipertensión, en esta etapa, pone en riesgo la vida de la mamá y la del bebé. ¿Qué es la Hipertensión crónica? Si se trata de mujeres con historia de hipertensión previa al embarazo es fundamental la consulta previa a la concepción. Cuando la hipertensión arterial (HTA) se descubre en la 1ra mitad del embarazo se considera como previa al mismo, o sea HTA crónica. Como la presión arterial (PA) usualmente disminuye durante ésta etapa, a muchas mujeres que ya eran hipertensas antes el embarazo se les normaliza espontáneamente la PA, y el médico puede llegar a suspenderles transitoriamente la medicación que venían recibiendo. Si se presenta después de los 42 días del parto, el médico implementará el mismo tratamiento que para cualquier persona con HTA crónica. La HTA debería estar controlada antes de concebir un embarazo. En caso contrario es preferible postergar el embarazo hasta lograr un aceptable control de la HTA. ¿Qué es la Hipertensión gestacional? Es la que se presenta después de la semana 20 de gestación, en una embarazada que no era hipertensa previamente. Si las cifras de presión arterial (PA) igualan o superan 160/100 mm Hg se considera que el cuadro es grave y se trata como la preeclampsia. En estas pacientes no está indicada la interrupción del embarazo excepto que el cuadro clínico empeore o se presente alguna complicación que lo justifique. Controlar la presión sanguínea durante el embarazo y el cuidado prenatal son importantes para su salud y la de su bebé. Los tratamientos para la hipertensión arterial en el embarazo pueden incluir un control cuidadoso del bebé, cambios en el estilo de vida y algunos medicamentos. La hipertensión en el embarazo continúa siendo un problema mayor de salud perinatal en todo el mundo. Es una de las mayores causas de prematurez, mortalidad perinatal y figura además entre las primeras causas de muerte materna, tanto en países industrializados como aquellos en desarrollo. Si tiene alta la presión durante el embarazo, su profesional puede ayudarle a controlar la mayoría de los problemas de salud a través del cuidado prenatal regular. Las embarazadas con hipertensión arterial tienen más probabilidades que las mujeres sin alta presión de sufrir estas complicaciones: Bajo peso al nacer: Esto sucede cuando el bebé pesa menos de 5 libras y 8 onzas. La alta presión puede constreñir los vasos sanguíneos del útero (matriz). Es posible que su bebé no reciba suficiente oxígeno y nutrientes, lo cual hace que crezca más lentamente. Parto prematuro: Es el parto que sucede demasiado temprano; es decir, antes de completar las 37 semanas de embarazo. Incluso con tratamiento, la embarazada con hipertensión arterial grave o preclampsia quizás deba tener al bebé temprano para evitar serios problemas de salud para ella y su bebé. Desprendimiento de la placenta: La placenta se desprende de la pared del útero antes del nacimiento. Puede separarse parcial o completamente. Si esto sucede, es posible que su bebé no reciba suficiente oxígeno y nutrientes. El sangrado vaginal es el síntoma más común del desprendimiento de la placenta después de las 20 semanas de embarazo. Si tiene sangrado vaginal durante el embarazo, comuníquese con su profesional de la salud de inmediato.
Dr. Carlos M. Adame Adame
Ginecología y Obstetricia

Medicina Materno Fetal

Embarazo de alto riesgo

Diagnóstico prenatal

Colposcopía

HIPERTENSIÓN ARTERIAL

EN EMBARAZOS

Tener la presión alta cuando está embarazada, puede causarle problemas tanto a usted como al bebé. Usted pudo haber tenido presión alta antes de quedar embarazada. O puede padecer de ésta durante el embarazo. Esto se denomina hipertensión gestacional. Cualquiera que sea su caso, esto puede causar bajo peso en los recién nacidos o nacimiento prematuro. ¿Qué es la Hipertensión? La presión arterial (PA) es la fuerza que ejerce la sangre al circular por las arterias para llevar el oxígeno y los nutrientes a todos los órganos del cuerpo. La PA se mide en números y los valores se expresan en milímetros de mercurio (mm Hg). La medición de la PA incluye el registro de dos valores: la PA máxima o sistólica y la PA mínima o diastólica. Las cifras normales en adultos son de 120 mm Hg para la "máxima" y 80 mm Hg para la "mínima". Se dice que existe hipertensión arterial (HTA) cuando estas cifras exceden 140 mm Hg o 90 mm Hg, respectivamente. La HTA es una condición que perjudica la salud de todas las personas, jóvenes y adultos, varones y mujeres. Sin embargo, las embarazadas constituyen un grupo especial de riesgo ya que la hipertensión, en esta etapa, pone en riesgo la vida de la mamá y la del bebé. ¿Qué es la Hipertensión crónica? Si se trata de mujeres con historia de hipertensión previa al embarazo es fundamental la consulta previa a la concepción. Cuando la hipertensión arterial (HTA) se descubre en la 1ra mitad del embarazo se considera como previa al mismo, o sea HTA crónica. Como la presión arterial (PA) usualmente disminuye durante ésta etapa, a muchas mujeres que ya eran hipertensas antes el embarazo se les normaliza espontáneamente la PA, y el médico puede llegar a suspenderles transitoriamente la medicación que venían recibiendo. Si se presenta después de los 42 días del parto, el médico implementará el mismo tratamiento que para cualquier persona con HTA crónica. La HTA debería estar controlada antes de concebir un embarazo. En caso contrario es preferible postergar el embarazo hasta lograr un aceptable control de la HTA. ¿Qué es la Hipertensión gestacional? Es la que se presenta después de la semana 20 de gestación, en una embarazada que no era hipertensa previamente. Si las cifras de presión arterial (PA) igualan o superan 160/100 mm Hg se considera que el cuadro es grave y se trata como la preeclampsia. En estas pacientes no está indicada la interrupción del embarazo excepto que el cuadro clínico empeore o se presente alguna complicación que lo justifique. Controlar la presión sanguínea durante el embarazo y el cuidado prenatal son importantes para su salud y la de su bebé. Los tratamientos para la hipertensión arterial en el embarazo pueden incluir un control cuidadoso del bebé, cambios en el estilo de vida y algunos medicamentos. La hipertensión en el embarazo continúa siendo un problema mayor de salud perinatal en todo el mundo. Es una de las mayores causas de prematurez, mortalidad perinatal y figura además entre las primeras causas de muerte materna, tanto en países industrializados como aquellos en desarrollo. Si tiene alta la presión durante el embarazo, su profesional puede ayudarle a controlar la mayoría de los problemas de salud a través del cuidado prenatal regular. Las embarazadas con hipertensión arterial tienen más probabilidades que las mujeres sin alta presión de sufrir estas complicaciones: Bajo peso al nacer: Esto sucede cuando el bebé pesa menos de 5 libras y 8 onzas. La alta presión puede constreñir los vasos sanguíneos del útero (matriz). Es posible que su bebé no reciba suficiente oxígeno y nutrientes, lo cual hace que crezca más lentamente. Parto prematuro: Es el parto que sucede demasiado temprano; es decir, antes de completar las 37 semanas de embarazo. Incluso con tratamiento, la embarazada con hipertensión arterial grave o preclampsia quizás deba tener al bebé temprano para evitar serios problemas de salud para ella y su bebé. Desprendimiento de la placenta: La placenta se desprende de la pared del útero antes del nacimiento. Puede separarse parcial o completamente. Si esto sucede, es posible que su bebé no reciba suficiente oxígeno y nutrientes. El sangrado vaginal es el síntoma más común del desprendimiento de la placenta después de las 20 semanas de embarazo. Si tiene sangrado vaginal durante el embarazo, comuníquese con su profesional de la salud de inmediato.
Dr. Carlos Manuel Adame Adame Especialista en Ginecología y Obstetricia Hospital Millenium, Consultorio 404, 4to. Piso, Juan Pablo II 148, Costa de Oro, Boca del Río, Veracruz