Si padece de diabetes mellitus de tipo 1 o de tipo 2 , necesita planear su embarazo. Las mujeres cuya diabetes no está bien controlada corren el riesgo de presentar varios problemas en el embarazo. Estos riesgos se pueden reducir en gran medida si toma pasos para mejorar su salud en todo lo posible antes del embarazo y controlar su salud durante el embarazo. Hay tres tipos de diabetes: tipo 1, tipo 2 y diabetes gestacional. En la diabetes de tipo 1, el organismo produce poca o nada de insulina por mismo. En la diabetes de tipo 2 el cuerpo produce insulina, pero no reacciona a ella en la forma que debe. El tercer tipo, la diabetes gestacional, es la diabetes que se descubre por primera vez durante el embarazo. ¿Qué es la diabetes gestacional? La diabetes gestacional es un tipo de diabetes que solo se desarrolla durante el embarazo. Alrededor del dos al 10 por ciento de las futuras mamás desarrollan esta enfermedad, considerada una de las más comunes del embarazo. El porcentaje es mucho más alto entre las mujeres latinas. La diabetes es una enfermedad complicada. En pocas palabras, lo que significa es que los niveles de azúcar en la sangre están muy altos. A continuación te explicamos qué es lo que sucede. Cuando comes, el sistema digestivo descompone los alimentos en compuestos más pequeños hasta convertirlos en glucosa. La glucosa es un tipo de azúcar del que se alimentan las células y que les da energía. Para que las células puedan "comer" este azúcar, necesitan utilizar una hormona que produce el páncreas, que se llama insulina. Sin embargo, si tu cuerpo no produce suficiente insulina, o si la insulina no puede hacer entrar la glucosa en la células, esta se queda circulando por la sangre en lugar de llegar a las células y convertirse en energía. Es posible que ahora que estás embarazada, tus células no respondan tan bien a la insulina, debido a tus cambios hormonales. Para la mayoría de las futuras mamás, eso no representa ningún problema ya que simplemente el páncreas crea más insulina. Sin embargo, otras mujeres no pueden, y por lo tanto los niveles de azúcar en su sangre se elevan. Es entonces cuando aparece la diabetes gestacional o diabetes del embarazo. En la mayoría de los casos, este tipo de diabetes desaparece cuando el bebé nace pero, una vez que la has tenido, tienes más riesgo de que aparezca en otros embarazos y también de desarrollar diabetes del tipo 2, más adelante. Cuando el cuerpo no produce suficiente insulina o no reacciona a ella, la glucosa no puede entrar en las células y en lugar de ello permanece en la sangre. Por consiguiente, aumenta el nivel de glucosa en la sangre. Con el tiempo, los niveles elevados de glucosa en la sangre pueden afectar adversamente al cuerpo y causar problemas graves, como enfermedades del corazón, problemas de la vista y enfermedades de los riñones. Las mujeres con diabetes necesitan examinar regularmente y controlar los niveles de glucosa en la sangre para evitar estos problemas graves de la salud. La diabetes de tipo 1 se trata con insulina. Alimentarse bien y hacer ejercicios con regularidad puede también ayudar a mantener bajo control los niveles de glucosa. La diabetes de tipo 2 a menudo se puede tratar con un programa para adelgazar, y con dieta y ejercicios. A veces, es necesario usar medicamentos orales o insulina. ¿Cómo puede la diabetes afectar su embarazo? Si tiene diabetes, controlar los niveles de glucosa en la sangre antes y durante el embarazo es vital para su salud y la salud del bebé que espera. Si no se controla bien la diabetes, usted corre el riesgo de presentar varias de las complicaciones asociadas con la diabetes. Estas complicaciones, a su vez, pueden afectar gravemente el embarazo y al bebé que espera. Los siguientes problemas pueden ocurrir en las mujeres con diabetes: Defectos congénitos - Los defectos congénitos ocurren en el 6–12% de las mujeres con diabetes pregestacional. Los defectos en el corazón, el cerebro, la espina dorsal y el esqueleto pueden ocurrir en las primeras semanas del embarazo cuando se están formando estos órganos. Presión arterial alta - Las mujeres con diabetes pueden tener problemas de presión arterial alta que pueden causar complicaciones durante el embarazo. La presencia de presión arterial alta durante el embarazo aumenta el riesgo de preeclampsia, un problema médico grave que puede causar convulsiones y problemas en los riñones o el hígado de la madre. La preeclampsia también aumenta el riesgo del nacimiento de un niño muerto. Hidramnios—En esta afección, el saco amniótico que rodea al bebé contiene una cantidad mayor de líquido amniótico. Puede provocar trabajo de parto y parto prematuro. Macrosomía (bebé muy grande)—El bebé recibe una cantidad excesiva de glucosa de la madre y puede crecer demasiado. El parto es más difícil cuando el bebé es grande. El bebé también corre el riesgo de sufrir una lesión. Cuando el bebé es grande, aumenta el riesgo de tener un parto por cesárea. La diabetes pregestacional también causa problemas después de que nace el bebé. Los bebés que nacen de madres con diabetes pregestacional pueden presentar problemas respiratorios, niveles bajos de glucosa e ictericia. Aunque la mayoría de los bebés se encuentran bien después de nacer, algunos deben permanecer por un tiempo en una sala de cuidados especiales de recién nacidos. Lo bueno es que con la debida planificación y el control adecuado de la diabetes, usted puede reducir el riesgo de padecer estos problemas.

ATENCIÓN DE DIABETES EN EL EMBARAZO / GESTACIONAL

Dr. Carlos Manuel Adame Adame Médico Especialista en Ginecología y Obstetricia Hospital Millenium, Consultorio 404, 4to. Piso, Juan Pablo II 148, Costa de Oro, Boca del Río, Veracruz
Dr. Carlos Manuel Adame Adame . Ginecología y Obstetricia

Medicina Materno Fetal . Embarazo de Alto Riesgo . Diagnóstico Prenatal . Colposcopía

Hospital Millenium, Consultorio 404, 4to. Piso, Juan Pablo II 148, Costa de Oro, Boca del Río, Veracruz
Dr. Carlos Manuel Adame Adame Médico Especialista en Ginecología y Obstetricia Hospital Millenium, Consultorio 404, 4to. Piso, Juan Pablo II 148, Costa de Oro, Boca del Río, Veracruz
Ginecología y Obstetricia
Dr. Carlos M. Adame Adame

Medicina Materno Fetal . Embarazo de Alto Riesgo

Diagnóstico Prenatal . Colposcopía

ATENCIÓN DE DIABETES EN EL EMBARAZO

Si padece de diabetes mellitus de tipo 1 o de tipo 2 , necesita planear su embarazo. Las mujeres cuya diabetes no está bien controlada corren el riesgo de presentar varios problemas en el embarazo. Estos riesgos se pueden reducir en gran medida si toma pasos para mejorar su salud en todo lo posible antes del embarazo y controlar su salud durante el embarazo. Hay tres tipos de diabetes: tipo 1, tipo 2 y diabetes gestacional. En la diabetes de tipo 1, el organismo produce poca o nada de insulina por mismo. En la diabetes de tipo 2 el cuerpo produce insulina, pero no reacciona a ella en la forma que debe. El tercer tipo, la diabetes gestacional, es la diabetes que se descubre por primera vez durante el embarazo. ¿Qué es la diabetes gestacional? La diabetes gestacional es un tipo de diabetes que solo se desarrolla durante el embarazo. Alrededor del dos al 10 por ciento de las futuras mamás desarrollan esta enfermedad, considerada una de las más comunes del embarazo. El porcentaje es mucho más alto entre las mujeres latinas. La diabetes es una enfermedad complicada. En pocas palabras, lo que significa es que los niveles de azúcar en la sangre están muy altos. A continuación te explicamos qué es lo que sucede. Cuando comes, el sistema digestivo descompone los alimentos en compuestos más pequeños hasta convertirlos en glucosa. La glucosa es un tipo de azúcar del que se alimentan las células y que les da energía. Para que las células puedan "comer" este azúcar, necesitan utilizar una hormona que produce el páncreas, que se llama insulina. Sin embargo, si tu cuerpo no produce suficiente insulina, o si la insulina no puede hacer entrar la glucosa en la células, esta se queda circulando por la sangre en lugar de llegar a las células y convertirse en energía. Es posible que ahora que estás embarazada, tus células no respondan tan bien a la insulina, debido a tus cambios hormonales. Para la mayoría de las futuras mamás, eso no representa ningún problema ya que simplemente el páncreas crea más insulina. Sin embargo, otras mujeres no pueden, y por lo tanto los niveles de azúcar en su sangre se elevan. Es entonces cuando aparece la diabetes gestacional o diabetes del embarazo. En la mayoría de los casos, este tipo de diabetes desaparece cuando el bebé nace pero, una vez que la has tenido, tienes más riesgo de que aparezca en otros embarazos y también de desarrollar diabetes del tipo 2, más adelante. Cuando el cuerpo no produce suficiente insulina o no reacciona a ella, la glucosa no puede entrar en las células y en lugar de ello permanece en la sangre. Por consiguiente, aumenta el nivel de glucosa en la sangre. Con el tiempo, los niveles elevados de glucosa en la sangre pueden afectar adversamente al cuerpo y causar problemas graves, como enfermedades del corazón, problemas de la vista y enfermedades de los riñones. Las mujeres con diabetes necesitan examinar regularmente y controlar los niveles de glucosa en la sangre para evitar estos problemas graves de la salud. La diabetes de tipo 1 se trata con insulina. Alimentarse bien y hacer ejercicios con regularidad puede también ayudar a mantener bajo control los niveles de glucosa. La diabetes de tipo 2 a menudo se puede tratar con un programa para adelgazar, y con dieta y ejercicios. A veces, es necesario usar medicamentos orales o insulina. ¿Cómo puede la diabetes afectar su embarazo? Si tiene diabetes, controlar los niveles de glucosa en la sangre antes y durante el embarazo es vital para su salud y la salud del bebé que espera. Si no se controla bien la diabetes, usted corre el riesgo de presentar varias de las complicaciones asociadas con la diabetes. Estas complicaciones, a su vez, pueden afectar gravemente el embarazo y al bebé que espera. Los siguientes problemas pueden ocurrir en las mujeres con diabetes: Defectos congénitos - Los defectos congénitos ocurren en el 6–12% de las mujeres con diabetes pregestacional. Los defectos en el corazón, el cerebro, la espina dorsal y el esqueleto pueden ocurrir en las primeras semanas del embarazo cuando se están formando estos órganos. Presión arterial alta - Las mujeres con diabetes pueden tener problemas de presión arterial alta que pueden causar complicaciones durante el embarazo. La presencia de presión arterial alta durante el embarazo aumenta el riesgo de preeclampsia, un problema médico grave que puede causar convulsiones y problemas en los riñones o el hígado de la madre. La preeclampsia también aumenta el riesgo del nacimiento de un niño muerto. Hidramnios—En esta afección, el saco amniótico que rodea al bebé contiene una cantidad mayor de líquido amniótico. Puede provocar trabajo de parto y parto prematuro. Macrosomía (bebé muy grande)—El bebé recibe una cantidad excesiva de glucosa de la madre y puede crecer demasiado. El parto es más difícil cuando el bebé es grande. El bebé también corre el riesgo de sufrir una lesión. Cuando el bebé es grande, aumenta el riesgo de tener un parto por cesárea. La diabetes pregestacional también causa problemas después de que nace el bebé. Los bebés que nacen de madres con diabetes pregestacional pueden presentar problemas respiratorios, niveles bajos de glucosa e ictericia. Aunque la mayoría de los bebés se encuentran bien después de nacer, algunos deben permanecer por un tiempo en una sala de cuidados especiales de recién nacidos. Lo bueno es que con la debida planificación y el control adecuado de la diabetes, usted puede reducir el riesgo de padecer estos problemas.
Dr. Carlos M. Adame Adame
Ginecología y Obstetricia

Medicina Materno Fetal

Embarazo de alto riesgo

Diagnóstico prenatal

Colposcopía

DIABETES Y EMBARAZO

Si padece de diabetes mellitus de tipo 1 o de tipo 2 , necesita planear su embarazo. Las mujeres cuya diabetes no está bien controlada corren el riesgo de presentar varios problemas en el embarazo. Estos riesgos se pueden reducir en gran medida si toma pasos para mejorar su salud en todo lo posible antes del embarazo y controlar su salud durante el embarazo. Hay tres tipos de diabetes: tipo 1, tipo 2 y diabetes gestacional. En la diabetes de tipo 1, el organismo produce poca o nada de insulina por mismo. En la diabetes de tipo 2 el cuerpo produce insulina, pero no reacciona a ella en la forma que debe. El tercer tipo, la diabetes gestacional, es la diabetes que se descubre por primera vez durante el embarazo. ¿Qué es la diabetes gestacional? La diabetes gestacional es un tipo de diabetes que solo se desarrolla durante el embarazo. Alrededor del dos al 10 por ciento de las futuras mamás desarrollan esta enfermedad, considerada una de las más comunes del embarazo. El porcentaje es mucho más alto entre las mujeres latinas. La diabetes es una enfermedad complicada. En pocas palabras, lo que significa es que los niveles de azúcar en la sangre están muy altos. A continuación te explicamos qué es lo que sucede. Cuando comes, el sistema digestivo descompone los alimentos en compuestos más pequeños hasta convertirlos en glucosa. La glucosa es un tipo de azúcar del que se alimentan las células y que les da energía. Para que las células puedan "comer" este azúcar, necesitan utilizar una hormona que produce el páncreas, que se llama insulina. Sin embargo, si tu cuerpo no produce suficiente insulina, o si la insulina no puede hacer entrar la glucosa en la células, esta se queda circulando por la sangre en lugar de llegar a las células y convertirse en energía. Es posible que ahora que estás embarazada, tus células no respondan tan bien a la insulina, debido a tus cambios hormonales. Para la mayoría de las futuras mamás, eso no representa ningún problema ya que simplemente el páncreas crea más insulina. Sin embargo, otras mujeres no pueden, y por lo tanto los niveles de azúcar en su sangre se elevan. Es entonces cuando aparece la diabetes gestacional o diabetes del embarazo. En la mayoría de los casos, este tipo de diabetes desaparece cuando el bebé nace pero, una vez que la has tenido, tienes más riesgo de que aparezca en otros embarazos y también de desarrollar diabetes del tipo 2, más adelante. Cuando el cuerpo no produce suficiente insulina o no reacciona a ella, la glucosa no puede entrar en las células y en lugar de ello permanece en la sangre. Por consiguiente, aumenta el nivel de glucosa en la sangre. Con el tiempo, los niveles elevados de glucosa en la sangre pueden afectar adversamente al cuerpo y causar problemas graves, como enfermedades del corazón, problemas de la vista y enfermedades de los riñones. Las mujeres con diabetes necesitan examinar regularmente y controlar los niveles de glucosa en la sangre para evitar estos problemas graves de la salud. La diabetes de tipo 1 se trata con insulina. Alimentarse bien y hacer ejercicios con regularidad puede también ayudar a mantener bajo control los niveles de glucosa. La diabetes de tipo 2 a menudo se puede tratar con un programa para adelgazar, y con dieta y ejercicios. A veces, es necesario usar medicamentos orales o insulina. ¿Cómo puede la diabetes afectar su embarazo? Si tiene diabetes, controlar los niveles de glucosa en la sangre antes y durante el embarazo es vital para su salud y la salud del bebé que espera. Si no se controla bien la diabetes, usted corre el riesgo de presentar varias de las complicaciones asociadas con la diabetes. Estas complicaciones, a su vez, pueden afectar gravemente el embarazo y al bebé que espera. Los siguientes problemas pueden ocurrir en las mujeres con diabetes: Defectos congénitos - Los defectos congénitos ocurren en el 6–12% de las mujeres con diabetes pregestacional. Los defectos en el corazón, el cerebro, la espina dorsal y el esqueleto pueden ocurrir en las primeras semanas del embarazo cuando se están formando estos órganos. Presión arterial alta - Las mujeres con diabetes pueden tener problemas de presión arterial alta que pueden causar complicaciones durante el embarazo. La presencia de presión arterial alta durante el embarazo aumenta el riesgo de preeclampsia, un problema médico grave que puede causar convulsiones y problemas en los riñones o el hígado de la madre. La preeclampsia también aumenta el riesgo del nacimiento de un niño muerto. Hidramnios—En esta afección, el saco amniótico que rodea al bebé contiene una cantidad mayor de líquido amniótico. Puede provocar trabajo de parto y parto prematuro. Macrosomía (bebé muy grande)—El bebé recibe una cantidad excesiva de glucosa de la madre y puede crecer demasiado. El parto es más difícil cuando el bebé es grande. El bebé también corre el riesgo de sufrir una lesión. Cuando el bebé es grande, aumenta el riesgo de tener un parto por cesárea. La diabetes pregestacional también causa problemas después de que nace el bebé. Los bebés que nacen de madres con diabetes pregestacional pueden presentar problemas respiratorios, niveles bajos de glucosa e ictericia. Aunque la mayoría de los bebés se encuentran bien después de nacer, algunos deben permanecer por un tiempo en una sala de cuidados especiales de recién nacidos. Lo bueno es que con la debida planificación y el control adecuado de la diabetes, usted puede reducir el riesgo de padecer estos problemas.
Dr. Carlos Manuel Adame Adame Especialista en Ginecología y Obstetricia Hospital Millenium, Consultorio 404, 4to. Piso, Juan Pablo II 148, Costa de Oro, Boca del Río, Veracruz